Andrea Hernández, Es gerente de marketing de Penguin Random House

Maura Valadez, Es coordinadora de marketing transversal en Penguin Random House Mondadori
7 marzo, 2018
Lluïsa Matarrodona, ahora es coordinadora de la editorial Anagrama en México.
7 marzo, 2018

Andrea Hernández, Es gerente de marketing de Penguin Random House

El Ruiseñor

Kristin Hannah

DeBolsillo

“Francia, 1939. En el tranquilo pueblo de Carriveau, Vianne Mauriac se despide de su marido, Antoine, que debe marchar al frente. Ella no cree que los nazis vayan a invadir Francia, pero lo hacen, con batallones de soldados marchando por las calles, con caravanas de camiones y tanques, con aviones que llenan los cielos y lanzan bombas sobre los inocentes. Cuando un capitán alemán requisa la casa de Vianne, ella y su hija deben convivir con el enemigo o arriesgarse a perderlo todo. Sin comida ni dinero ni esperanza, Vianne se ve obligada a tomar decisiones cada vez más difíciles para sobrevivir.”

El cielo es azul, la tierra blanca

Hiromi Kawakami

Editorial Tusquets

El cielo es azul, la tierra blanca es una de las historias de amor más bellas que he leído en mi vida. No me refiero a uno de esos amores cursis y pretenciosos que proliferan tanto en cierto tipo de libros, sino a algo mucho más profundo y real, la lenta y sólida relación de dos seres solitarios, necesitados el uno del otro, capaces de encontrar la ternura y de compartirla con el amado en medio de los más pequeños gestos cotidianos, comer, beber, dar un paseo, sentarse junto a una ventana en la oscuridad… Y narrado de una manera tan delicada, tan justa, que parece un pedazo de vida real -quizá lo sea- pintado en un lienzo y ofrecido a nuestros ojos para ayudarnos a ser más sabios. Léanlo y disfruten.”

El amante japonés

Isabel Allende

DeBolsillo

“La historia de amor entre la joven Alma Velasco y el jardinero japonés Ichimei conduce al lector por un recorrido desde la Polonia de la Segunda Guerra Mundial hasta el San Francisco de nuestros días.

A los veintidós años, sospechando que tenían el tiempo contado, Ichimei y Alma se atragantaron de amor para consumirlo entero, pero mientras más intentaban agotarlo, más imprudente era el deseo, y quien diga que todo fuego se apaga solo tarde o temprano, se equivoca: hay pasiones que son incendios hasta que las ahoga el destino de un zarpazo y aun así quedan brasas calientes listas para arder apenas se les da oxígeno.”