…“literatura dura”, nada de doncellas ni chicas de escuela, nada de jovencitos bien peinados, no, hombres rudos en todos los sentidos, mujeres de carácter que deben ser fuertes para compartir el mismo espacio que los borrachos, desempleados y desadaptados sociales…

Sergio Pitol, el autor soterrado de la literatura mexicana
25 abril, 2018
Nahui Olin. La maga del sol
25 abril, 2018

…“literatura dura”, nada de doncellas ni chicas de escuela, nada de jovencitos bien peinados, no, hombres rudos en todos los sentidos, mujeres de carácter que deben ser fuertes para compartir el mismo espacio que los borrachos, desempleados y desadaptados sociales…

Trabajo sucio

Palabras sucias..

Cuando me encontré en la librería con la mesa de ejemplares de portada negra, lo primero que pensé es que se trataba de una editorial que publicaba novela negra. Y como soy lector de ese género, pues me brillaron los ojos: ¡¡¡un banquete!!!

Primero los recorrí uno por uno y no encontraba el nombre de la editorial, pero eran bonitas ediciones, bien cuidadas y con un toque artístico, ese que hace la diferencia entre los libros de las grandes editoriales, los “best sellers” y los de aquellas que publican por amor a las historias.

Nombres que no me decían mucho: Larry Brown, Harry Crews, Jim Goad y Óscar Zeta Acosta, todos ellos presentados de una manera original al abrir el ejemplar: “… bebía, pescaba y odiaba las ciudades. Nunca consiguió un ‘best seller’. No obstante, Harry Crews lo tuvo claro desde el principio (nosotros también): ‘Escriba lo que escriba lo leeré’”. Y yo también con esa presentación…

No es novela negra en el sentido estricto, pero sí tiene mucho de oscuro: violaciones, grandes bebedores de whisky, amoríos, traiciones, humor negro y ácido; situaciones límite que hacen dudar de la bondad del ser humano y de su capacidad para adaptarse a una sociedad que los rechaza en todo momento; historias que no encuentras todos los días y no apta para todos los lectores.

Para algunos quizá parezca “literatura depravada”, pero es “literatura dura”, nada de doncellas ni chicas de escuela, nada de jovencitos bien peinados, no, hombres rudos en todos los sentidos, mujeres de carácter que deben ser fuertes para compartir el mismo espacio que los borrachos, desempleados y desadaptados sociales.

La editorial Dirty Works se presenta así en su página web:

Los primero

s acordes del “blues” que es la editorial Dirty Works se tocaron en un bar cerca de una estación de ferrocarril. Durante las horas de espera entre bajar de un tren para coger otro y seguir nuestro camino. La editorial se acabaría forjando al llegar a nuestro destino, entre las cuatro paredes de una vieja cabaña.

Más que como editores, nos vemos como una banda de atracadores de bancos o asaltantes de diligencias. Planeamos cada libro al detalle como si fuera un robo. El tipo de papel, el diseño de la cubierta, las ilustraciones y lo más importante: el autor.

No publicamos nada que no nos guste y cuidamos la traducción como si nos fuera la vida en ello, porque lo último que queremos es acabar con nuestros huesos en la cárcel.

Después de cada libro, cada uno de nosotros se retira a su cabaña hasta que nos vuelve a picar el gusanillo y decidimos juntarnos para dar otro golpe.

Si quieres encontrar historias diferentes, bien escritas y en ediciones que da gusto llevar por la calle, en Péndulo Roma puedes encontrar la mayoría del catálogo de “Palabras sucias”.

Algunos de sus títulos:

«Autobiografía de un búfalo pardo»

«Padre & hijo»

«El amante de las cicatrices»

«Maldad desde la cuna»

«Trabajo sucio»

«Coche»