EL MUNDO SEGÚN RAY LORIGA
22 noviembre, 2017
Mujeres Imán
22 noviembre, 2017

Miguel León Portilla

Miguel León Portilla, el maestro de varias generaciones; el preservador de las lenguas indígenas, el cuidador de la palabra ancestral y el historiador de los hombres. El Arcano Mayor. Sin dudas, sin quebrarse la cabeza, sin buscar en enciclopedias, ni en la memoria, sólo él puede ser el Primero, porque así es designio del Dador de la Palabra.

Nació en la ciudad de México el 22 de febrero de 1926. Fue elegido el 13 de octubre de 1961 para ser el ocupante 9.° de la silla VII de la Academia Mexicana de la Lengua. y tomó posesión el 27 de julio de 1962. Una de las partes más emotivas de su discurso de ingreso fue cuando mencionó:

¿He de irme como las flores que perecieron?
¿Nada quedará de mi nombre?
¿Nada de mi fama aquí en la tierra?
¡Al menos mis flores, al menos mis cantos!

Aquí en la tierra es la región del momento
[fugaz.

¿También es así en el lugar
donde de algún modo se vive?
¿Hay allá alegría, hay amistad?
¿O sólo aquí en la tierra hemos venido
a conocer nuestros rostros?

“Los maestros de la palabra, los tlatolmatinime, como se les llamó en su lengua, eran sacerdotes, poetas y sabios, autores de discursos, empeñados en dominar el difícil arte de expresar el pensamiento con el matiz adecuado y la metáfora que abre el camino a la comprensión. Eran, como se lee en un texto indígena, “artistas del labio y la boca, dueños del lenguaje noble y la expresión cuidadosa”.

Entre sus obras destacan Visión de los vencidos, 1959; Los antiguos mexicanos a través de sus crónicas y cantares 1961; Trece poetas del mundo azteca, 1967; Historia natural y crónica de la antigua California, 1973; El toltecáyotl, aspectos de la cultura náhuatl, 1980; Bernardino de Sahagún, 1987, y La tinta negra y roja. Antología de poesía náhuatl, 2008. Actualmente, dirige la revista Historia de cultura náhuatl. Es investigador emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México, miembro de la Academia Mexicana de la Historia y de El Colegio Nacional. Ha recibido diversas distinciones, como el Premio Nacional de Ciencias Sociales, Historia y Filosofía 1981; la Medalla Belisario Domínguez del Senado de la República 1995; el Premio Internacional Menéndez Pelayo 2001, y el Reconocimiento al Mérito Universitario 2007, el premio Leyenda viva, 2013, y la Medalla Bernardino de Sahagún, 2014.